Amor de Célula Madre

Artículo preparado para Alfa Hélice

Quizás una imagen valga más que mil palabras, y en este caso, Kukuxumusu tuvo la brillante idea de convertir una estampa, digamos cotidiana, en ciencia. Podemos ver como una misma célula, lleva en su carrito tanto a “bebé corazón”, como a “bebé cerebro” o incluso a “bebé orejotas”, ¡Vaya partidazo! Lo que se quiso retratar es la capacidad que tiene una célula madre de dar lugar a cualquier tipo de tejido del organismo. No es tan fácil como parece así que, para empezar, veamos cómo surgieron los estudios de estos tipos celulares.

"Células Madre", por Kukuxumusu y Eduard Punset.

“Células Madre”, por Kukuxumusu y Eduard Punset.

Un poco de historia

Entre los años 1950-60, los investigadores estaban comprobando que todas las células que podían dar lugar a células hijas para la renovación de tejidos, poseían una capacidad de mantenimiento propio, es decir, de las dos células hijas que se forman en la división celular, una de ellas mantendría la capacidad de división: sería una célula madre. Este concepto fue difícil de modificar hasta que, en 1961, la innovadora investigación que llevaron a cabo Till y McCulloch dio lugar a la primera evidencia que mostraba que dentro de estas células madre, no todas las células eran iguales. Se encontraban las madres que dan lugar a aburridas hijas que harán lo mismo que ellas (es decir, todo un bucle madre-hija-hija que se convierte en madre…) y las madres cuya progenie tendría un estado de diferenciación distinto, es decir “las células modernas”. Estas modernas, darían lugar a las distintas células somáticas (células que forman parte de un tejido. Las de toda la vida, vaya).

Estos estudios, y los que se quedan en el tintero, revelaron la capacidad que tienen las células madre de generar cualquier tipo de tejido, además de descubrir sus prometedoras propiedades que ampliarían la historia de la Biología Celular y que podrían sugerir el empleo de estas en terapias contra enfermedades.

Definición

Sabiendo esto, podemos ahora ser capaces de proponer una buena definición para estos tipos celulares. Para ello, tenemos en cuenta que una célula madre cumple:

  1. Autorrenovación: “inmortal”, “ilimitada” o “contínua”, son conceptos que se oyen asociados a la capacidad proliferativa de las células madre. Lo que ocurre en realidad, es que como las células madre son capaces de producir más células madre, el cultivo de estas parece ilimitado.
  2. Clonalidad: este segundo parámetro, quizás sea el más importante, ya que sostiene que las células madre son entidades individuales con capacidad para crear diversos tipos de células.
  3. Potencialidad: donde encontramos distintos tipos de potencialidad que difícilmente podemos recordar de primeras. Una célula multipotente, es capaz de generar numerosos tipos de células diferenciadas, aunque dentro de los límites impuestos por las capas embrionarias (véase la imagen). Además, una célula unipotente o progenitora (hablábamos anteriormente de “las modernas”), podría ser considerada como la que desciende de una célula madre, ya que poseerá un potencial de diferenciación y de autorrenovación más limitado, y será capaz de dar lugar a un único tipo de células, como las musculares. Estos son los subtipos más conocidos, pero también podemos tener las células madre totipotentes que son capaces de generar un individuo por sí solas, ya que son capaces de dar los tipos celulares embrionarios y extraembrionarios, como la placenta. O las pluripotentes, que son capaces de generar las distintas capas del embrión, pero no los tejidos extraembrionarios.
En la imagen, podemos ver que cada sección del embrión (derecha), da lugar a distintos tejidos del organismo (centro).

En la imagen, podemos ver que cada sección del embrión (derecha), da lugar a distintos tejidos del organismo (centro).

Considero que ha llegado el momento de ilustrar en vez de explicar, al menos para darle un respiro a la capacidad lectora. Podemos resumir las fuentes, el destino e incluso los problemas de las células madre en este gráfico:

Infografía del origen y destino de las células madre.

Infografía del origen y destino de las células madre.

Controversias

¿Por qué las células madre suscitan tanto revuelo?, se te podrá ocurrir. Los problemas legales, consecuencia de los problemas bioéticos a los que se pueden enfrentar este tipo de investigaciones, siempre han estado presentes. El mayor problema se produce al trabajar con células embrionarias. España fue el primer país en llegar a un consenso ético en este tipo de investigaciones, y se permiten en casos específicos y bajo una regulación muy precisa. En otros países, no ocurre lo mismo: si bien en Alemania o EEUU,la extracción de estas células es considerada ilegal; en Inglaterra sí se puede realizar, pero sometido a múltiples restricciones.

Aún así, científicos del Instituto Karolinska de Estocolmo consiguieron, a principios de este año, utilizar una sola célula de las ocho de un embrión temprano para derivar los cultivos de células madre. De este modo, el embrión no se destruye, porque las otras siete células bastan para que sea viable, pudiendo ser la solución a los problemas éticos y legales. Esta técnica es simple y eficaz, y devuelve las células madre embrionarias al primer plano de la investigación biomédica, tras cinco años en los que la principal alternativa eran las células Pluripotentes Inducidas (iPS) que provienen de células somáticas. El descubrimiento de las IPs, llevó al biólogo Shinya Yamanaka a ganar el Nobel de Medicina de 2012, y supuso una opción para evitar el trabajo con embriones. Aunque como hemos indicado en el gráfico, el comportamiento a largo plazo de estas células todavía no está muy claro, ya que son genéticamente más inestables que las embrionarias o las adultas.

La terapia del futuro

Las células madre pueden ofrecer diversas ventajas, ya que pueden regenerar tejidos y órganos dañados; así como crear nuevos órganos para su uso en trasplantes, evitando los problemas de rechazo, ya que todas las células vendrían del paciente que recibirá el órgano formado. Para explotar el valor terapéutico de este tipo de células, la comunidad científica coincide en que hay que ser cautelosos ya que son necesarios numerosos ensayos previos además de un mayor conocimiento sobre estas células.

En peores garitas hemos hecho guardia, así que, aunque el debate en este tipo de investigaciones parezca estar siempre servido, una investigación honesta y de calidad, apoyada por los gobiernos y acompañada de un alto grado de conocimiento y transparencia hacia la sociedad puede ser la solución para abrir paso a las futuras aplicaciones terapéuticas de las células madre.

Referencias

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s