Involución

Finalista del I Certamen de Divulgación y Narrativa Científica #YabberXDivulgame

Me llamo Set (que viene de “Serial Endosymbiosis Theory”, la teoría propuesta por Lynn Margulis que describe el origen de las células eucariotas a través de la incorporación de diferentes bacterias) y mañana voy a cumplir dos días de vida. Soy una célula normal y corriente, con el mismo metabolismo y movimiento que el resto de mi colonia. Respiro dióxido de carbono y me encanta ejercitar de vez en cuando mis microtúbulos, los cuales me dotan de cierto movimiento en la oscuridad de mi hábitat marino. Estas estructuras nos fueron proporcionados gracias a la fusión de nuestra antepasada Lynn con un tipo móvil, momento del que, por cierto, mañana también se cumplen años. Como homenaje, y dadas mis cualidades y mi todavía juventud, hace poco que fui elegida para contraer fusión. Evidentemente es una decisión que ha tomado la comunidad a la que pertenecemos, ya que es hora de que se le devuelva a nuestra colonia la importancia que tuvo años atrás. Me dicen que mi futura pareja es un partidazo, ya que es capaz de respirar oxígeno, lo que me catapultaría a la jet set del hábitat en el que vivo y supondría un gran paso adelante para nuestra comunidad.

Por lo pronto, a mi nadie me dice lo que tengo que hacer, así que dentro de unas horas huiré de la comunidad aprovechando la mezcla vertical de aguas que se genera cuando disminuye la temperatura de la superficie. Lo que ocurre es que al enfriarse las aguas de arriba, ganan a su vez densidad y eso provoca que lleguen hasta nuestro hábitat profundo (más frío y salado y, por tanto, más denso). Mi plan es intentar introducirme dentro de esta mezcla para poder moverme libremente por ella. No se qué es lo que me depara ahí arriba, pero por lo que cuentan, no es nada del otro mundo y no merece mucha importancia (pienso que esa manera de ver las cosas viene por creernos los reyes del mambo al considerarnos la primera comunidad de organismos del planeta).

Por fin llega la hora de la mezcla vertical. Mi colonia, al no tener un sistema móvil muy desarrollado, ya está a cubierto. La agitación es fuerte, el clima de desconcierto reina y yo aprovecho para dejarme llevar por los movimientos del agua. Empiezo a notar cómo mi citoplasma se hincha por los fenómenos osmóticos que se generan cuando se pasa de un medio más salado a uno con menos salinidad (qué suerte, si hubiera sido al revés, me hubieran salido unas arrugas horribles). También noto cómo la temperatura se ha vuelto más cálida. No me cabe ninguna duda, estoy dentro de la capa de mezcla y qué lustrosa me veo, oye. Con esta motivación, pongo en marcha mis microtúbulos y comienzo a moverme libremente por el medio. La ventaja de estar en la capa de mezcla es que el agua es homogénea en cuanto a temperatura y salinidad, por lo que no hay que atravesar las fronteras que estas propiedades nos imponían en  mi hábitat.

A medida que asciendo por la capa de mezcla y obviando las micropartículas de polímeros de carbono que enturbian mi camino (micropartículas de plástico), consigo vislumbrar nuevas longitudes de onda absorbidas en estas profundidades. En nuestra comunidad llega exclusivamente la luz azul, ya que es la que menor longitud de onda tiene y la que es menos absorbida por el agua, sin embargo, aquí me estoy encontrando con un universo infinito de luces y radiaciones. Comienzo a notar alguna que otra mutación en mi material genético ya que la luz ultravioleta se va volviendo más intensa a medida que asciendo, pero no me preocupa, ya que acabo de encontrarme con algo maravilloso: miles de comunidades de nuevos organismos surcan los mares. Infinitas sus formas, sus colores y sus orgánulos. Jamás había visto algo así. Casi todos son capaces de respirar oxígeno ¡e incluso algunos son capaces de fabricar su propia materia orgánica a través de la luz, agua y oxígeno! Alucino…

Parece que estoy llegando al final de las aguas, ¿qué habrá más allá? Pues una inmensa extensión saturada de gases imposibles de metabolizar (atmósfera). La luz es abrasadora, así que me vuelvo a sumergir y me sitúo debajo de una enorme masa compuesta de los mismos polímeros de carbono que me había encontrado en el camino (bolsa de plástico). Desde ahí observo la inmensidad del océano, ese perfecto horizonte azul que, al ser la radiación de este color la última en absorberse, las aguas se ven de ese color tan, tan, de 470 nm (longitud de onda de la luz azul en nanómetros). Podía también vislumbrar enormes organismos pluricelulares surcando los mares, algunos desde las profundidades, otros desde fuera de las aguas y otros alternaban ambos sitios. Maravilloso.

Lo que si que no me esperaba era esta serie de movimientos que tanto me mareaban. Observándolos detenidamente, me doy cuenta de que los cambios de temperatura, salinidad y presión, junto con las ráfagas de gases que provenían de la superficie, generaban movimientos ascendentes y descendentes en el lugar en el que me encontraba (olas del mar). Me di la vuelta para descubrir a dónde iban a parar esa serie de oscilaciones y lo que vi me dejó sin palabras: una enorme silueta gris, perfilada por diversas formas geométricas frenaba al gran azul (ciudad). La envolvía una gran nube de dióxido de carbono, ese gas que sustenta mi vida y que hasta ese momento, no me había asustado su presencia (contaminación atmosférica). Allí donde las oscilaciones marinas se encrespaban y acababan rompiendo con un gran estruendo, podía identificar unos organismos pluricelulares que nada tenían que ver con lo que había visto antes. Tenían un tamaño considerable, no necesitaban el medio acuoso para vivir, tenían una extraordinaria facilidad para moverse por superficies sólidas e interactuaban entre ellos emitiendo una serie de sonidos que les ayudaban a realizar las tareas que estaban llevando a cabo sobre enormes objetos que flotaban en las aguas (pescadores subiendo a sus barcos).

En ese momento, noté la presencia de ciertos tipos de células. Al contrario que las células que había visto anteriormente, estas no tenían un núcleo donde albergar su material genético y poseían un característico color rojo (glóbulos rojos o eritrocitos). Las acompañaban otros tipos celulares que ni por asomo captaron mi atención (otras células sanguíneas). Estaba hipnotizada con los 700 nm de luz roja que desprendían estas células, una radiación que no había visto en mi vida.

Absorta en mi fantasía, no reparé en que cada vez me encontraba más rodeada de este tipo de células, de hecho, las aguas también habían adquirido este color característico. Me sentí algo intimidada por ellas y, para colmo, una serie de penetrantes gases de hidrocarburos provenientes de los monstruosos objetos que surcaban las aguas, invadieron la zona (combustibles de las embarcaciones). También notaba cómo la radiación ultravioleta freía mi material genético. Este mundo que tanto me maravillaba, me estaba matando, por lo que decidí abandonar la superficie cuanto antes. Comencé a sumergirme en las aguas, pero mi huída se vio frenada por una serie de hileras y redes de polímeros que contenían organismos pluricelulares, muertos la mayor parte de ellos (redes de pesca). Mis microtúbulos no daban más de sí, no podía avanzar hacia ningún sitio. Negro.

En ese momento despierto. Creo que estoy en mi hábitat. Sí, efectivamente, veo revolotear de un lado a otro a mi colonia. Parece ser que todo ha sido una alucinación provocada por el caos de la mezcla vertical. Reparo rápidamente en el revuelo de comunidad y me doy cuenta de que dentro de poco comienza mi ceremonia de fusión, entonces, ¿qué ha sido de mi plan de huida?¿De verdad quiero arriesgarme a que mi alucinación se haga realidad? No, por supuesto que no. Me voy a quedar por aquí y voy a sacrificarme por mi comunidad. Altruismo puro y duro. Al fin y al cabo, no creo que pase nada por evolucionar…

 

Referencias

Imagen de portada: Josh Keyes “Descent”, acrílico sobre panel de abedul (2016)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s