Larga vida al mapping

ARCO, referente mundial de las Ferias Internacionales de Arte Contemporáneo, comienza hoy, 22 de Febrero y cerrará el día 26 de este mes. Desde que abriera sus puertas en 1982, ha sido capaz de reunir vanguardias y nuevos artes emergentes de todo el mundo y, por qué no decirlo, hace las delicias de un buen puñado de galeristas (este año parece que la obra más cara de esta edición será “El triunfo del Nautilus” de Salvador Dalí (1941): 1.4 millones de euros. Adiós). ARCOmadrid 2017 contará con 164 galerías del Programa General, 12 del país invitado (Argentina) y 12 y 18 galerías de la secciones “Diálogos” y “Opening“, respectivamente. Muchas de las piezas de arte contemporáneo que se exponen en estas galerías consisten en la proyección de imágenes y vídeos sobre una superficie real con la intención de crear un efecto propiamente artístico. Es lo que se conoce como mapping.

el-triunfo-de-nautilus

Salvador Dalí “El triunfo de Nautilus”, óleo/tela (1941). Colección privada.

Señoras y señores, your attention, please. El mapping es tendencia, pero no es novedad. En la prehistoria ya contaban con este tipo de instalaciones cuando las sombras que se colaban por los orificios de la cueva se proyectaban en las paredes. Asustados por este fenómeno, vivieron sin saber que habían descubierto las primeras cámaras oscuras de la historia. Este tipo de espacios consisten en una habitación sin más luz que la que se filtra por un pequeño agujero practicado en una de las paredes. La imagen que se proyecta lo hace de manera invertida, debido al fenómeno de refracción de la luz. Y qué quieren que diga, la imagen de un bisonte dado la vuelta sin saber de dónde procede, no creo que fuese moco de pavo para nuestros antepasados y, de hecho, estas cámaras oscuras no se acabaron de comprender hasta los siglos X y XI. La utilizaban astrónomos, arquitectos, topógrafos e ilustradores y, poco a poco, fue mejorándose con el uso de lentes que invertían la imagen.

camara-oscura

Athanasius Kircher “Cámara oscura”, ilustración descrita en Ars Magna Lvcis Et Vmbrae (1646).

Las famosas sombras chinescas que se utilizaban en siglos mucho más anteriores fueron, quizás, la primera concepción de estas proyecciones como obras de arte y entretenimiento. También hicieron uso de ellas los más tenebrosos brujos e ilusionistas pero no fue hasta el siglo XVII cuando comenzaron las primeras proyecciones per se. Fue gracias al alemán Athanasius Kircher (1601/02-1680), uno de los científicos barrocos más importantes, y su “Linterna mágica“, una mini cámara oscura capaz de proyectar imágenes que venían de diapositivas y transparencias de vidrio iluminadas por una lámpara de aceite. A partir de aquí, se dio una importante revolución en el mundo del arte: la fotografía y el cine, basados en el principio de cámaras oscuras y que consiguieron crear dos nuevas concepciones del arte.

Linterna mágica con su característica chimenea necesaria para la correcta combustión de la lámpara de aceite. Fotografía de Andreas Praefcke

Linterna mágica con su característica chimenea necesaria para la correcta combustión de la lámpara de aceite. Fotografía de Andreas Praefcke.

Y hablando de cine, querría lanzar una pregunta al aire: ¿es posible hablar de algo en nuestros días sin toparse con Disney? Pues mira, no voy a ser yo quien refute esta hipótesis. El parque temático  de Disneyland en California fue una de las primeras obras de mapping que se conocen como tal. Se localiza en la atracción de la Mansión Encantada que se inauguró en 1969 y donde cinco bustos fantasmagóricos (los conocidos Grim Grinning Ghosts) cantan sin cesar.

La instalación se basa en cinco bustos, moldeados con las facciones reales de los cinco cantantes, sobre los que se proyectan las caras y gestos de estas personas. Era la primera vez que se utilizaba la proyección de imágenes y sonidos para dotar a un objeto tridimensional inanimado de un aparente movimiento y, a partir de ahí, el mapping no hizo más que reinventarse y darnos maravillas como este Bosque Bioluminiscente de Friedrich van Schoor y Tarek Mawad. Pónganse los cascos, pantalla completa y a relajarse:

ANEXO: Clasificación y Ejemplos de mapping

Referencias

Guardar

Una respuesta a “Larga vida al mapping

  1. Pingback: Mappings de todos los colores, formas y sabores | Ciencia sobre lienzo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s